Connect with us

Comunales

Municipio de Coquimbo reconoce trayectoria académica y legado de Dra. Muriel Ramírez Santana

Publicado

el

Con una extensa trayectoria como médico, académica e investigadora, al inicio de su carrera la Dra. Muriel Ramírez trabajó en el Servicio de Salud Coquimbo, para luego incorporarse al programa mundial Médico Sin Fronteras, realizando una importante labor vinculada a enfermedades infecciones como VHI, tuberculosis, malaria, cólera, en Asia, África Central y la ex Unión Soviética.

Durante la pandemia por coronavirus, la Dra. Ramírez ha destacado por su trabajo incesante de prevención y propuesta de medidas para hacer frente a esta crisis sanitaria, tanto en su rol como integrante de la Sociedad Chilena de Epidemiología, como médico, y académica. “Desde el inicio intenté hacer comunicación de riesgo más adecuada de lo que se estaba haciendo, intenté cambiar las estrategias para que hubiera una preocupación y un cuidado por la salud de la población y me hice más conocida públicamente, eso puede haber influido en este reconocimiento. También tengo que agradecer a la Universidad por su respaldo para permitirme estar y pertenecer a estas instancias y haberme comunicado sin tener presiones; por eso agradezco haber tenido su apoyo”.

La importancia de la trazabilidad, el rol de la salud primaria, y la necesidad de instalación de residencias sanitarias, eran parte de sus requerimientos que hoy, gracias a su implementación temprana en la zona, y al trabajo de estudiantes y profesionales de la salud, posicionan a la región como uno de los primeros lugares a nivel nacional en conceptos de ese tipo.

“Eso es hacer las cosas adecuadamente, la epidemiología es una ciencia que lleva muchos años, siglos de evolución y no hay nada nuevo en cómo hacer la prevención de este tipo de enfermedades. El problema es que esto muchas veces no se enseña en las escuelas de medicina o en las carreras de la salud, y nosotros acá en nuestra Facultad tenemos esa formación hacia la salud pública. Hay una comprensión de la importancia de la prevención, y eso también es importante, porque no es solo hacer lo que digan desde Santiago, sino que al comprender cómo hacer las cosas y al tener equipos formados, es más fácil implementar las medidas de buena manera”, subraya.

Hoy, desde el ámbito de la educación, destaca que su interés es “formar médicas y médicos que sean cercanos a sus pacientes, que respeten esa condición humana más que pensar en que serán profesionales que van a ganar dinero”.

Junto con agradecer este reconocimiento, admite que es gratificante “porque en realidad hago las cosas porque me nacen, porque para eso me formé y nunca espero un reconocimiento, sólo espero que la gente a la que yo estoy formando, tanto los estudiantes de pre grado como los de post grado, aprendan y tomen experiencias y conocimientos para ponerlos en práctica en su vida profesional. Lo mismo en las investigaciones en salud pública, que deben servir para tomar decisiones basadas en evidencia. Esa es la premisa y es lo que a mí me mueve; que las decisiones que se tomen no sean a las tontas y a locas, sino que sean efectivamente basadas en evidencia y que después también puedan ser evaluadas, es decir, hacer las cosas bien”.

Reconoce que ha sido un año complejo, especialmente para las mujeres, que encabezan la mayoría de los hogares en nuestro país. Por eso, al reflexionar sobre la ardua tarea que muchas mujeres han enfrentado durante este último año, la  académica sostiene que “las mujeres somos todo; no es que quiera menospreciar a los varones, pero en realidad las mujeres nos sacamos la mugre por nuestras familias, un alto porcentaje de hogares en este país es dirigido por mujeres, trabajadoras, luchadoras. Hace unos días conversaba con mi hijo, y las mujeres somos cuidadoras, mamás, dueñas de casa, cocineras, enfermeras, peluqueras, porque muchas hasta hemos cortado el pelo a nuestras familias, especialmente en esta cuarentena, proveedoras… Tenemos muchos roles y los tratamos de hacer bien”.  Por eso hace un llamado al autocuidado, y reconocer cuándo se debe buscar apoyo y ayuda de especialistas. “Hay que además saber cuidarse, hay una protección que nos hacemos entre todas nosotras con redes, nuestras redes de apoyo también son otras mujeres y en ese sentido es fundamental mantenernos firmes, saber cuidarnos y saber que no somos súper mujeres, saber cuándo buscar apoyo en otras personas”.

“Por el legado que ha dejado en Coquimbo y por su contribución a la comuna”
Carolina White, directora de la Dirección de Desarrollo Comunitario del Coquimbo, DIDECO, quien fue la encargada de entregar este premio, explica que “en el marco del 154 Aniversario de Coquimbo, la Casa de la Mujer, a través de varios análisis con respecto al legado de varias mujeres en la comuna de Coquimbo ha seleccionado a cuatro grandes mujeres que hoy día nos enorgullece que sean parte nuestra comuna, entre ellas la doctora Muriel, por el legado que ella ha dejado en Coquimbo, por su contribución a la comuna”.

Carolina White agrega que “siempre es importante destacar la labor que hacen en la comuna y en su contribución a los habitantes y a mejorar la calidad de vida, sello de nuestro trabajo como municipalidad”.

Mujeres que dejan huella
Junto a la académica Muriel Ramírez, otras tres mujeres coquimbanas fueron también reconocidas:

Claudia Palacios, seleccionada de Surf Adaptado de la Región de Coquimbo, número uno en su categoría, con importantes triunfos nacionales y latinoamericanos. “Me gustó la libertad que se siente en el mar. (…). La experiencia del surf fue maravillosa y me llenó para seguir adelante”.

Nélida González Gálvez, matrona del Hospital San Pablo de Coquimbo, cursó sus estudios en la  Universidad de Chile. “Desde el primer parto que atendí como alumna hasta hoy día, es la misma emoción que he sentido hasta ahora”. Como ella misma reconoce, ha pasado su vida al servicio de la ciudad “Coquimbo es todo, me ha dado amor, trabajo, salud, y dos hijos maravillosos que son coquimbanos”.

Priscila Alpallay, voluntaria de la Décima Compañía Femenina del Cuerpo de Bomberos de Coquimbo, con 9 años de servicio. “Andaba en la guatita de mi mamá en los bomberos, es una tradición familiar, la mayoría de mi familia pertenece a bomberos”. Gracias a su perseverancia ha logrado permanecer y destacar en la institución, por eso su mensaje es de motivación, “todo esfuerzo vale la pena cuando te dan las gracias”.

Seguir leyendo
Comentar

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

OPRCoquimbo
NubeCenter

Facebook

Twitter

tarifas servel coquimbo

Lo más leído